La ataxia de Friedreich es una enfermedad neurodegenerativa hereditaria que produce lesiones progresivas en el sistema nervioso ocasionando síntomas que oscilan entre debilidad muscular y problemas de habla, hasta cardiopatías.

Tanto síntomas como progresión varían mucho de un paciente a otro.

Se la llama por el nombre del médico Nicholas Friedreich, que describió inicialmente la condición hacia 1860. "Ataxia", significa alteración en la capacidad de coordinar los movimientos.

En la ataxia de Friedreich, la ataxia resulta en la degeneración del tejido nervioso en la médula espinal y de los nervios que controlan los movimientos musculares en los brazos y en las piernas. La médula espinal se hace más delgada y las células nerviosas pierden algunos de sus recubrimientos de mielina (*) la capa de aislamiento en todas las células nerviosas que ayuda a transmitir los impulsos nerviosos. La ataxia de Friedreich, aunque rara, es relativamente frecuente, afectando a una de cada 50.000 personas. Hombres y mujeres son igualmente afectados.

Los síntomas comienzan comúnmente entre las edades de 5 y 15 años, pero pueden darse en raras ocasiones a los 18 meses o a los 30 años de edad. El primer síntoma es generalmente la dificultad en caminar. La condición empeora gradualmente y se propaga lentamente a los brazos y, luego, al tronco. Los signos iniciales incluyen deformidades de los pies tales como pie cavo, flexión de los dedos de los pies, dedos gruesos de los pies en forma de martillo e inversión de los pies. Con el tiempo, los músculos se debilitan y atrofian, en especial en los pies, las partes inferiores de las piernas y las manos. Otros síntomas incluyen pérdida de reflejos de los tendones, en especial en las rodillas y en las muñecas y los tobillos. A menudo hay una pérdida paulatina de sensibilidad en las extremidades, que puede propagarse a otras partes del cuerpo. Aparece disartria (habla escandida) y la persona se cansa con facilidad, siendo común el nistagmo( pequeño movimiento involuntario de los ojos). Los pacientes muestran escoliosis que puede dificultar la respiración. Otros síntomas pueden ser  dolor de pecho, falta de respiración y palpitaciones cardíacas. Estos síntomas son el resultado de distintas formas de cardiopatías que a menudo acompañan a la ataxia de Friedreich, tales como la cardiomiopatía , la miocarditis, la fibrosis miocárdica y la insuficiencia cardíaca. También son comunes anomalías del ritmo cardíaco tales como taquicardia y bloqueos de la conducción. Aproximadamente el 20% de los con ataxia de Friedreich adquieren intolerancia a los carbohidratos y 10% diabetes mellitus. Algunas personas también tienen afectada vista y oído.

La manera en que progresa la enfermedad varía de una persona a otra. Por lo general, dentro de 15 a 20 años después de aparecer los primeros síntomas, la persona debe usar  silla de ruedas y, en las etapas posteriores de la enfermedad, las personas quedan totalmente incapacitadas.

¿Cómo se diagnostica la ataxia de Friedreich?

Para descartar diagnósticos erróneos es muy importante realizar una prueba genética. En muchos países la prueba es gratuita.

La ataxia de Friedreich se diagnóstica a partir de un examen clínico, que incluye un historial médico y un minucioso examen físico. Son típicas la asinergia que se pone de manifiesto con la prueba de la extensión del tronco (*) y la hipotonía que se determina mediante la prueba del rebote de Holmes y Steward (*) .

Las pruebas que pueden realizarse incluyen lo siguiente: electromiograma (EMG), estudio de conducción de los nervios, electrocardiograma, ecocardiograma, exploraciones con imágenes de resonancia magnética o tomografía computarizada, que proporcionan una imagen del cerebro y la médula espinal. También pueden extraerse muestras del líquido cefalorraquídeo, sangre y orina para evaluar los niveles elevados de glucosa.

Patofisiología de la ataxia de Friedreich

La ataxia de Friedreich es una enfermedad recesiva autosómica. Esto significa que sólo si ambos progenitores son portadores (asintomáticos) de la enfermedad pueden transmitir la enfermedad a sus hijos. En el caso de que sólo uno de los progenitores sea portador del gen defectuoso, los hijos no desarrollan la enfermedad.

La proteína que se ve alterada en la ataxia de Friedreich se denomina frataxina (*), identificándose su causa en un defecto en un gen situado en el cromosoma 9. Debido al código anormal heredado, una secuencia en particular de bases (GAA) se repite demasiadas veces. Normalmente, la secuencia GAA se repite de 7 a 22 veces, pero en las personas con la Ataxia de Friedreich, ésta se repite de 800 a 1.000 veces. Ese tipo de anormalidad se denomina expansión de repetición triple y ha sido implicada como la causa de varias enfermedades dominantemente heredadas.

La expansión triple repetida perturba aparentemente la conversión normal de aminoácidos a proteínas, reduciendo enormemente la cantidad de frataxina que se produce. Sin un nivel normal de frataxina, ciertas células en el cuerpo (especialmente las células del cerebro, de la médula espinal y de los músculos), no pueden soportar cantidades normales de "tensión oxidativa" que producen las mitocondrias, produciéndose radicales libres que pueden destruir las células y ocasionar daño al cuerpo. Este exceso de radicales libres se debe metabolismo anormal del hierro y de las proteínas sulfuradas mitocondriales. Se cree que el sistema nervioso, el corazón y el páncreas son especialmente susceptibles al daño por radicales libres (producidos cuando el exceso de hierro reacciona con el oxígeno), debido a que una vez que ciertas células en estos tejidos quedan destruidas por los radicales libres no pueden ser reemplazadas. Las células de los nervios y de los músculos también tienen necesidades metabólicas que pueden hacerlas especialmente vulnerables a daños por los radicales libres. Los radicales libres han sido implicados en otras enfermedades degenerativas, tales como las enfermedades de Parkinson y de Alzheimer.

¿Qué tratamientos hay?

Al igual que muchas enfermedades degenerativas del sistema nervioso, actualmente no hay un tratamiento eficaz para la ataxia de Friedreich. Sin embargo, muchos de los síntomas y complicaciones asociados a esta enfermedad pueden ser tratados con el fin de ayudar a los pacientes. La diabetes, si se halla presente, puede tratarse con dieta, insulina o hipoglucemiantes orales y algunos de los problemas cardíacos pueden tratarse farmacológicamente. Los problemas ortopédicos tales como las deformaciones de los pies y la escoliosis pueden tratarse con soportes o cirugía. La terapia física puede prolongar el uso de los brazos y las piernas.

Algunos autores señalan que la administración de fármacos  quelantes del hierro (deferiprona / Ferriprox) pueden frenar el desarrollo de la ataxia de Friedreich.

 ¿Es posible que la falta de frataxina  sea la causa de una distribución irregular del hierro en el organismo? Esto último podría ser posible, ya que el hierro forma depósitos tóxicos en los organismos de los pacientes. Según el Dr. Munnich, por este motivo se pensó que los quelantes del hierro podrían ser eficaces.

Las técnicas de  imagen por resonancia magnética y fluorescencia fueron determinantes para  estudiar los mecanismos de acción de la deferiprona con vistas a un posible tratamiento. Así se comprobó que la deferiprona no sólo elimina los depósitos de hierro, sino que además los redistribuye dentro de la célula.

La respuesta a este fármaco varía según los pacientes. Algunos experimentan bastante mejoría y otros no.

Otros autores se inclinan por fármacos antioxidantes, como la  Idebenona (*) (un derivado de la ubiquinona o coenzima Q10) se comercializa en algunos países con este fin. Está comprobada su eficacia a nivel cardíaco ; sobre su eficacia neurológica existen opiniones contrastadas, pero en general, la idebenona ayuda a mejorar algunos síntomas, como el habla y movimientos finos. Están en curso más estudios con otros antioxidantes.

Otro fármaco prometedor es la pioglitazona. La pioglitazona es un medicamento que ya está en el mercado, puesto que se usa para la diabetes tipo 2. Este medicamento no causa hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre). Sin embargo, puede presentarse un nivel bajo de azúcar en la sangre cuando la pioglitazona es tomada junto con otros medicamentos que pueden bajar el azúcar, como la insulina, la metformina o una sulfonilurea.

la pioglitazona es conocida por activar  un receptor  PPAR  y  esta activación induce la expresión de muchas enzimas involucradas en el metabolismo  mitocondrial, incluyendo las superóxido dismutasas. La pioglitazona además ejerce una acción protectora  en modelos de patologías neurológicas  - tanto in vitro como in vivo-  al inhibir enzimas causantes de inflamación, activando genes antiinflamatorios y reduciendo la activación de la microglia. De esta forma,  la pioglitazona se une a una proteína llamada Mito NEET, una proteína de la membrana externa de la mitocondria, y que aumenta la estabilidad de los complejos 2Fe-2S. Este agente neuroprotector es capaz de cruzar la barrera hematoencefálica. Se ha descrito el efecto benéfico de la pioglitazona en una mujer con esclerosis múltiple que estuvo en tratamiento con el fármaco durante tres años.

Recientemente, se ha descubierto que la pioglitazona es capaz de elevar los niveles de otra proteína deficitaria en ataxia de Friedreich.

Próximamente comenzará un ensayo con Varenicline (Champix / Chantix) en estados Unidos. Es un fármaco para dejar de fumar; accidentalmente se descubrió que mejora el equilibrio en pacientes con otros tipos de ataxia. No está comprobada su eficacia en ataxia de Friedreich. Es un fármaco que no está probado para menores de 18 años ni como uso prolongado, en una enfermedad crónica.

Están en curso otros trabajos de investigación muy prometedores, tales como la terapia génica y la transducción de proteínas Tat-frataxina. TAT es un sistema de transducción proteica para poder transportar la frataxina a la mitocondria de las células.

 

                                       **************************

Todos los fármacos tienen efectos indeseados. Por lo tanto es muy importante no automedicarse, ya que su uso  podría tener consecuencias graves sin estricta supervisión médica.

                                         ************************

Para información más detallada y actualizada, aconsejamos consultar el archivo de noticias en nuestra Web de BabelfAmily.


 

El legado de Marie Schlau: regala literatura, regala solidaridad

Una historia con la ataxia de Friedreich como hilo conductor, llena de intriga, emociones y giros inesperados. Con todos los ingredientes para triunfar, ¡ahora sólo falta que tú la leas!
Todos los fondos recaudados serán destinados a la investigación médica para encontrar una cura a la ataxia de Friedreich, una grave enfermedad neurodegenerativa e incapacitante, que afecta sobre todo a niños y jóvenes y confina a los afectados a una silla de ruedas, además de provocar a menudo la pérdida de visión y de oído entre otros efectos, acortando la esperanza de vida a unos 40 años. Por eso, y porque actualmente no existe una cura, te animamos a ayudarnos a derrotar a la ataxia de Friedreich, mientras lees una historia que te enganchará y no te dejará indiferente.
Puedes comprar el libro en Amazon:
Versión impresa: https://www.amazon.es/Legado-Marie-Schlau-colectiva-Friedreich/dp/1523287411
Versión e-book (Kindle): https://www.amazon.es/Legado-Marie-Schlau-colectiva-Friedreich-ebook/dp/B01NAZ8UVS

Proyectos de investigación de la ataxia de Friedreich financiados por BabelFAmily

Cada vez que hagas un donativo o compres un ejemplar de nuestro proyecto literario "El legado de Marie Schlau", el 100% de lo recaudado será destinado a investigación biomédica sobre la ataxia de Friedreich.

En la actualidad la asociación BABELFAMILY financia dos proyectos muy prometedores:

1) Terapia de reemplazamiento de la proteina FRATAXINA: Más información aquí:

https://www.irbbarcelona.org/es/news/nuevo-frente-de-ataque-en-la-investigacion-de-la-ataxia-de-friedreich
Las asociaciones de familiares y pacientes Babel Family y la Asociación Granadina de la Ataxia de Friedreich (ASOGAF) impulsan con 80.000 euros de sus fondos de donaciones (50% cada una), un nuevo proyecto de investigación en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) de 18 meses de duración. El objetivo concreto del proyecto es resolver una etapa necesaria hacia la meta de conseguir en el futuro una terapia de reemplazamiento de la proteína frataxina para los afectados de Ataxia de Friedreich, haciéndola llegar al cerebro, órgano en el que los bajos índices de esta proteína causan más daño.

El estudio lo dirige el científico Ernest Giralt en el laboratorio de Péptidos y Proteínas, con una larga experiencia y reconocimiento en química de péptidos y nuevos sistemas de administración de fármacos al cerebro, como las lanzaderas peptídicas, hábiles para cruzar la barrera que recubre y protege el cerebro cargadas con el medicamento. El laboratorio tiene en marcha otros dos proyectos de investigación en Ataxia de Friedrich desde que se iniciara la relación con las asociaciones de pacientes en 2013*.

2) Terapia génica para Ataxia de Friedreich: Más información aquí:

https://www.irbbarcelona.org/es/news/pacientes-y-cientificos-se-alian-para-combatir-la-ataxia-de-friedreich
Científicos del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid y del IRB Barcelona desarrollarán un proyecto de terapia génica consistente en introducir en las células del cuerpo una copia correcta del gen defectuoso que causa la enfermedad.

 

Go to top